¿Por qué los refrescos pueden dañar nuestra sonrisa?

Es casi imposible no disfrutar de un buen refresco con hielo en verano. Son sabrosos, calman la sed, y son el acompañante perfecto para tomar el aperitivo. Sin embargo, estos productos son poco recomendables para la salud bucal. Sobre todo teniendo en cuenta que es fácil abusar de ellos cuando más calor hace. Incluso un consumo moderado puede tener efectos muy perjudiciales en los dientes.

Cómo afectan los refrescos al buen estado de los dientes

Los refrescos están compuestos en su mayoría por azúcares y otros elementos que no son recomendables para la salud en general. En cuanto a la boca, estos azúcares atacan al esmalte de los dientes y favorecen la acumulación de placa. La consecuencia de ello es que se producen caries con mayor facilidad, lo que a la larga puede llegar a provocar problemas mayores, como gingivitis. Incluso los refrescos sin azúcar son dañinos porque también contienen gas, otra sustancia que ataca a los dientes.

En nuestra clínica dental en Viladecans tenemos todas las herramientas para solucionar los problemas bucales asociados al consumo de refrescos. Procura limitar estas bebidas en tu dieta y no tomar más de una al día. Además, es aconsejable tomarlas con pajita y no a sorbos, porque así es más fácil que el líquido pase directamente a la garganta sin dañar los dientes.

 

¡PIDE TU CITA ONLINE!
1ª Visita GRATUITA

*Te confirmaremos la cita enseguida.
SOLICITAR CITA GRATUITA
O llámanos al teléfono 936 373 178